Si no cambiamos la dirección de nuestros pasos, es muy probable que acabemos llegando allí donde nos dirigimos.