Nunca des por hecho que alguien va a estar para siempre. Sostén a cada persona cerca de tu corazón.
Porque quizás un día te despiertes y te des cuenta que perdiste a un DIAMANTE, mientras estabas ocupado coleccionando Piedras.