“Estamos corriendo por la vida, en vez de vivirla”.

“Llegó un momento en mi vida en que leía a mi hijo los cuentos a toda prisa, saltándome páginas. Me di cuenta de que había perdido la cabeza, estaba enloquecido, arruinando mi vida con esta adicción a la prisa. Hoy por hoy, por todo el planeta, cada vez más gente está haciendo lo impensable: están desacelerando, están ralentizando, en todos los sectores de la vida”.

En este vídeo, el escritor y periodista Carl Honoré describe el riesgo de vivir en permanente estrés y cómo es posible dar un cambio radical al estilo de vida hiperacelerado. El llamado “gurú anti prisa”, representante del movimiento Slow, propone ralentizar la vida y reducir las cargas mentales, académicas o laborales. “La ‘deliciosa paradoja de la lentitud’ demuestra que aquellos que ralentizan a través de la meditación, del pensamiento lento, tienen más capacidades para gestionar el mundo rápido que aquellos que nunca pisan el freno.

La lentitud es un superpoder en un mundo hiperacelerado”, desarrolla el autor en libros como ‘Bajo presión’, ‘La lentitud como método’ y ‘Elogio de la lentitud’.