Se le apagó la luz

Y un día se te apagó la luz,
ese mismo día se apagaron todas mis estrellas,
envejecieron de golpe
las mariposas que adornaban cada tarde mi jardín
y mil veces escuché en susurros
llenos de las mejores intenciones
“la vida sigue”
y si, la vida siguió,
pero ni un millón de arco iris por venir,
podrán jamás remplazar los colores
que con tu luz tú matizabas.

Ricardo Walter Moreno 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s